INGRESAR

x cerrar

RT BLOG

Estás en: Home > RT BLOG > Número 10 Septiembre 2014 > Tendencias: Generación NINI, jóvenes que ni estudian ni trabajan

Tendencias: Generación NINI, jóvenes que ni estudian ni trabajan

RT10
  • Este segmento de la población, marcado por la desigualdad y la falta de oportunidades, dedica la mayor parte de su tiempo al cuidado de los hijos y labores del hogar. En Chile, este grupo está compuesto por casi 750 mil jóvenes (entre 15 y 29 años) donde las mujeres representan el 87% y los hombres el 13%.

Ana Díaz (29) vive en El Rulo, una zona rural, ubicada cerca de San Vicente de Tagua Tagua, VI región. Al salir del colegio entró a estudiar Asistente de Párvulos, en un instituto profesional de Rancagua. Sin embargo, cuando hizo su práctica profesional, en una escuela de El Rulo, se dio cuenta que no le gustaba este trabajo. Optó por ayudar a su madre en las labores domésticas y hacerse cargo de sus hermanas menores, ya que en ese entonces eran muy pequeñas y había una recién nacida. “Cumplí el rol de madre de mi hermana de cinco años, mientras mi mamá se hacía cargo de la guagua”, menciona.

 Actualmente Ana Díaz es mamá de un recién nacido. Dice que no siente interés por salir a trabajar, ya que eso implica viajar todos los días -una hora de ida y otra de vuelta- a la ciudad de Rancagua, donde existen mejores oportunidades laborales para ella. “En este momento mi plan es cuidar a mi bebé, ya que la maternidad demanda mucho tiempo”, agrega.

Según cifras de la Séptima Encuesta Nacional de la Juventud (aplicada el 2012) la población de jóvenes NINI en Chile llega al 11%, mientras que el 87% de este grupo está compuesto por  mujeres y el 13% por hombres. Además, el 65% de estos jóvenes declara no estar trabajando ni en búsqueda de trabajo, debido, principalmente, a la dedicación de labores del hogar y/o cuidado de los hijos.

En relación al tramo etáreo, la investigación muestra que la mayoría de los NINI tiene entre 25 y 29 años (40%). Luego le siguen aquellos jóvenes de 20 a 24 años (36%), y por último, quienes fluctúan entre los 15 y los 19 años de edad (24%). En cuanto al nivel de educación alcanzado, los resultados de la encuesta indican que el 17% de los jóvenes NINI tiene solamente educación básica, el 68% secundaria, el 9% universitaria y el 6% restante llega a la educación técnico superior.

 Perfil NINI

La existencia de jóvenes NINI es una realidad que no solamente se da en países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Economías de alto ingreso como Italia, Israel y Nueva Zelandia, presentan porcentajes relativamente elevados de este tipo de población. Lo mismo ocurre en países cuyas tasas de inmigración van en aumento.

 Para Juan Luis Correa, economista, Director de Investigación de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello, el nivel socioeconómico es uno de los factores relevantes, en cuanto a la probabilidad de estar en esta situación. Quienes pertenecen a los quintiles de menores ingresos tienen más posibilidades de ser NINI, en comparación con aquellos que tienen más recursos.

Los indicadores de la Séptima Encuesta Nacional de Juventud así lo ratifican, pues el 57% de los jóvenes NINI pertenece al estrato socioeconómico bajo (D y E) y el 39% al segmento socioeconómico medio (C2  y C3). Mientras que el 4% restante es parte del estrato socioeconómico alto (ABC1).

“A menor ingreso familiar, mayor es la probabilidad de que un joven perteneciente a esa familia pase a estar en situación NINI. También hay otros factores relevantes como altas tasas de desempleo juvenil, pertenecer a una minoría, situaciones de conflicto y beneficios monetarios estatales”, explica el economista, agregando que “es fundamental el rol de los padres, en cuanto al ejemplo y motivación, para que sus hijos estudien o trabajen”.

 Según el académico,  el Estado debe asegurar condiciones mínimas  que permitan a los jóvenes acceder a   Para Juan Luis Correa, uno de los mayores elementos que Chile necesita, en cuanto a sus políticas públicas, es la inclusión de las minorías. Asegura que este problema, también  es muy frecuente en países desarrollados que enfrentan altas tasas de inmigración. “En nuestro país existen programas de inclusión laboral y capacitación para jóvenes. Al mismo tiempo,  la ampliación del acceso a la educación de estudiantes, provenientes de familias de bajos recursos, también ha sido un factor importante para reducir la probabilidad de caer en situación NINI”, afirma. empleo o educación, evitando las fricciones que debiliten la economía y que incrementen el desempleo juvenil. Además, dice que los beneficios monetarios deben estar ligados a la obtención de logros estudiantiles y laborales.